Cristalazo.

El crepitar de las astillas al pisarlas, luego de que el vidrio delantero estallara en mil pedazos deja entrever lo fructífero de la actividad del hurto, el cual, pareciera acrecentarse mientras más “concurrida y glamorosa” sea la calle. Mientras, una lente inculpadora tiene a bien retratar el contraste entre velocidad y quietud… que al igual que el suponible hurto quedan cobijadas por la noche de viernes.

Restos presumibles de un “cristalazo” frente a las oficinas del IFE. Boulevard García de León. Morelia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s