Lo que me llama.

Recién he concluido un curso muy breve sobre literatura y redacción, mejor dicho era un taller en el que hacíamos algunos ejercicios, entre ellos hubo uno en el que nos tocó redactar un escrito con las cosas que más nos gustan de la naturaleza y sólo se nos daba el título Lo que me llama. Aquí transcribo mi resultado.

Hace un par de años solía salir mucho al campo. Con un grupo de amigos recorríamos senderos y veredas, incluso, algunas carreteras a pie, ya fuera con sol o con lluvia, nos adentrábamos en bosques de pinos jóvenes, cuyo aroma no es posible emular ni con el mejor de los aromatizantes, cruzábamos riachuelos o grandes caudales de agua fresca, llenos de vida, de pequeños insectos y alguno que otro anfibio.

Esos ríos tan enigmáticos que se originaban “no se donde” y terminaban en un punto igual de desconocido. ¿Habrán sido perennes o solo es la remanencia del temporal? Mi reflexión se ve interrumpida por el silbar del fresco viento en las copas de los árboles, ese aire frío que suele correr al sur del municipio de Morelia, esta urbe tan conflictiva hoy en día.

De nuevo el viento acalla mis pensamientos, pareciera que la misma naturaleza me pide silencio interno: “shhh, pon atención” –reclamó el viento entre un eucalipto y un pino, quien a modo de obsequio me entregó una piña directo en la cabeza.

Son estas vivencias, en la soledad subjetiva de lo natural, las que hacen reaccionar, las que mueven a cuidar la naturaleza, las que hacen sentirse a uno vivo… o por lo menos eso es lo que me llama.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s