Acerca de ambakerantani

Me gusta la tecnología... sobre todo las Telecomunicaciones y el Cómputo Móvil, me gusta caminar por la ciudad. Me gustan los gatos (aunque actualmente tengo un perro jaja), el Té Verde, el Vino Tinto y muy de vez en cuando un poco de Whisky no cae mal, me gusta la pizza y los smartphones, me gusta la fotografía aunque la he descuidado mucho... en fin, asi soy yo. :D

Amigo Millenial, hay algo que quiero decirte sobre la búsqueda de empleo:

Hay muchas bolsas de trabajo en linea, que es lo que estamos acostumbrados a manejar pues lejos han quedado los días en los que la búsqueda de empleo se hacía en los clasificados de los periódicos y esas escenas, ahora chuscas, han quedado atrás y muchos ni siquiera las han visto mas que en películas.

La ventaja de esto es que ahora en un solo lugar hay un concentrado de vacantes, incluso a niveles internacionales y no solo lo que el periódico del día o los del día (cuantos existan en la localidad) hayan sacado o lo que el empleador haya podido pagar, mejor aún y como ya mencioné, no se cierra a vacantes locales.

Ahora bien, algo que he notado es que las empresas aun se siguen anunciando como si te hicieran un favor y por ello deben exigir montones de cosas a cubrir y por “favor” me refiero a que lo exigen porque van a librarte de no tener ingresos a uno muy ínfimo, es decir, adoptan esa actitud de tienes que abarcar cosas ortogonalmente distantes de tu área porque “te haré el favor de darte para comer, si quieres, si no la puerta esta muy abierta”

Esto no funciona así, incluso y usando un argumento de todos esos empleadores mayores que los millenials (o los que han heredado esa ideología): los libros de administración manejan el concepto del principio de la especialización y dejándoselos a su conocimiento (o a que lo investiguen, faltaba más) saben que las cosas no pueden ser tan ambiguas, abiertas o extensas en la cobertura de un empleo.

Hay una publicación rondando Facebook, la cual dice algo semejante a que no debemos malbaratar nuestro trabajo solo por tener clientes o trabajo. Nuestro trabajo vale. Si bien debemos tener especial cuidado en hacer comparativas (si, aunque a los delicados no les guste esta palabra) de nuestro desempeño, capacidades y conocimientos para poder valuar nuestro trabajo y ser sinceros y aceptar si estamos en nivel bajo, medio o alto;  pero si en lo general hacemos un trabajo de calidad, tenemos altos conocmientos y aptitudes ¿por que debemos aceptar salarios mediocres? No solo aplica para los freelancers, aplica para quienes desean una vida de asalariado, porque también se vale.

Así mismo las mediciones y evaluaciones de desempeño deben ser bidireccionales: así como una empresa nos evalúa y nos mide antes de contratarnos, nosotros debemos evaluar y medir la oferta de la empresa y en esto deben entender los empleadores que hay competencia.

Y no señores, nada de esto es algo soberbio ni altivo, es simplemente la propia valoración del trabajo, no se vale usar el argumento de que uno esta lleno de ego y demás sandeces que nos achacan a los millenials. Esto, como ustedes saben también es un negocio, mi producto es mi fuerza laboral: ¿que ofrecen para que yo me vaya con ustedes? NO nos están haciendo un favor, es recíproco, es un ganar-ganar.

Me ha tocado escuchar amargas quejas de directivos acerca de la rotación de su personal, sobre que es altísima o de que no consiguen llenar vacantes e inmediatamente sueltan el argumento de que la gente no quiere trabajar y no se ponen a ver mas allá de sus narices y eso si es llenarse de ego: “yo estoy ofreciendo un empleo, no se porque no lo quieren, malditos flojos”.

Sabemos que la situación del país es precaria y mucho, pero esto no es excusa para malbaratarse como persona ni ofrecer apenas lo mínimo cuando las responsabilidades son demasiado altas y con severas repercusiones o los conocimientos exigidos son altos.

Ahora bien, retomando lo de las bolsas de trabajo y el hecho de que las vacantes y la selección de personal también es competencia; es hasta risible el que no se den cuenta de que están ofreciendo sus competidores, por ejemplo, me tocó ver el caso de dos vacantes similares de igual numero de empresas de tamaño medio, las responsabilidades las entendieron pues no pedían un todologo sino que sabían de la especialización, sin embargo una ofrecía 80% más de sueldo que la otra; la de sueldo bajo habría re-publicado desde agosto la vacante mientras que la de sueldo alto contaba con apenas una semana. Al término de la misma, se había cubierto la vacante, mientras que de la primera aparecía una re-publicación. El caso de ambas empresas sucedió en el estado de Michoacán, para que no piensen que estoy comparando Michoacán con Nuevo León o Querétaro.

Y es algo simple de ver, basta con que ingresemos a cualquier bolsa de trabajo en linea, las dos mas famosas que son Computrabajo y OCC y nos daremos cuenta de dicha disparidad.

En conclusión, amigo millenial: ¿que esperamos para hacer notar de que hay competencia en el mercado laboral? pero no solo del lado de las empresas sino que también el candidato, o sea nosotros estamos evaluándolos.

Anuncios

Profesionalización empresarial en #Michoacan

He trabajado en varias empresas en Morelia y además he tenido referencia de conocidos y familiares que han trabajado aquí y he notado un falta de profesionalización en todos los ámbitos y escalas de la jerarquía organizacional. Sin importar si es una gran empresa, que tenga presencia a nivel mundial o solo un changarrito; se nota a la distancia su improvisación.

Siempre me pregunté porque este tipo de cosas se daban a niveles de los dueños o socios, gerentes y demás directivos pero cuando lo viví, caí en cuenta rápidamente: actitudes alzadas o creídas acompañan a personas que siempre han tenido una necesidad aspiraciones y cuando lo consiguen mirarán por encima del hombro a quien no lo tiene, olvidando ellos mismos de donde han venido.

Ahora bien, a nivel operativo me encontré con también una falta de profesionalización, de procesos y de falta de lineamientos o la actitud de seguirlos; podría ser la ideología mexicana, pero especialmente en Michoacán se percibe una actitud similar. Ahora me he dado cuenta del porqué: zonas de confort y hasta conformismo.

Existen muchas personas capaces en el estado y no quiero que se interprete que todos los michoacanos somos así, hay mucho talento y gente muy comprometida pero que prefieren emigrar al notar dicha actitud por parte de las empresas aquí existentes y no solo las morelianas, debo aclarar.

Muchos empresarios michoacanos no valoran la experiencia y la capacitación previa que trae el trabajador, simplemente se abocan en contratar con salarios míseros deseando personal con la misma experiencia y actitud que en otros estados del país… cuando en esos otros estados llegan a tener un ingreso de mínimo el doble de lo que ofrecen.

Entonces sucede que las personas que no tienen los medios, que no desean o que no les interesa profesionalizarse o actualizarse continuamente en sus ramos deciden aceptar esos salarios raquíticos y quienes si lo desean solo usan esas empresas como trampolines para en un futuro lo más inmediato posible emigrar a donde si valoren el esfuerzo, la experiencia y la dedicación.

Entonces el trabajador llega a aceptar ese tipo de empleos mal pagados con la condición implícita de que no se requerirá mas de ellos y si lo llega a hacer el empleador o decide este último en capacitarlos sin aumentar sueldos basados en capacidades y responsabilidades es que les estalla en la mano y en la cara una inmensa rotación.

La competencia empresarial no solo viene de quien vende más o mejor, de quien tiene mejor producto o mayor cobertura, planes de mercadotecnia o contactos de negocios sino de quien tiene mejor ojo para los empleados, quien los “cuida” mejor y quien les ofrece mayor ventajas con respecto a ello. Dado esto, los trabajadores prefieren irse con quien más les convenga, como cualquier consumidor.

Entonces viene el estalle del berrinche del empresario michoacano, con una constante de decir que no hay personal capacitado…

La cosa es que si lo hay, pero estos empresarios no están dispuestos a pagarlo, es por esto que ellos mismos son los causantes de la fuga de cerebros y la consecuente debacle de le economía privada michoacana.

Las LANParties.

Hace algunos años, por allá de 2009, existió una competencia de eventos tecnológicos bajo el formato de LAN Parties, en los cuáles se desarrollaban competencias tecnológicas, conferencias, concursos y una convivencia entre personas que gustan y se entienden, por asi decirlo, con la tecnología y que a su vez tienen un interés ávido por los avances en ella y sus implicaciones en la vida cotidiana.

Antes de continuar con la remembranza una pregunta que de seguro se habrán hecho: ¿qué es una LAN Party? Pues bien, es una reunión donde acude cada participante con su computadora para jugar, compartir información, conocer gente, hacer amigos y aprender de otras personas o de expertos acerca de tecnología.

Su nombre viene de las Redes de Área Local o LAN, que es como se conectan los equipos de los participantes, si bien el acceso a Internet ahora es más rápido, no iguala las velocidades de una LAN (hasta 1000Megabits por segundo contra 10Megabits por segundo de un enlace a internet), esto solo para compartir archivos o servicios web, con lo que se emulan pequeñas burbujas de internet en un espacio delimitado.

Retomando, estas reuniones tomaron popularidad a mediados de los años 90, alcanzando su punto más álgido a inicios de los 2000, estas reuniones no llegaron en forma masiva, patrocinada y publicitada hasta el año 2009 con la llegada de los dos máximos exponentes en este tipo de eventos: Campus Party y Aldea Digital, ambos de origen español, siendo Campus Party un evento patrocinado por movistar, organizado por Futura Networks y Aldea Digital con patrocinio de Telmex/Telcel, con apoyo de Euskal Encounter.

Estos eventos tuvieron una muy fuerte competencia además de que compartían los mismos formatos: ponencias con expertos, conferencias magistrales con destacadas personalidades del mundo de la informática, concursos, torneos de videojuegos, una fuerte presencia publicitaria de compañías de tecnología, así como una duración de varios días para lo que se ofrecen áreas de acampado y servicios de alimentación y debido al patrocinio de empresas de telecomunicaciones, enlace a Internet de alta velocidad, mayor al disponible comercialmente para un usuario casero, así como la introducción de nuevas tecnologías en telecomunicaciones.

Después de la 3ª edición de Aldea Digital, en 2011, los organizadores decidieron convertirlo en un evento enfocado más hacia los visitantes que hacia los que se hospedan, convirtiéndolo también en un evento en el que predomina la inclusión y la disminución de la brecha digital. Así mismo se realizó la apertura de un espacio conocido como el TelmexHUB que constantemente ofrece los contenidos que de lo contrario, solo habrían estado disponibles una vez al año.

Por otro lado, Campus Party ha continuado con el mismo formato tanto para quienes acampan como quienes van de visita durante el desarrollo del evento, con la modificación en la sede pues ha salido de la Ciudad de México y los últimos dos eventos se han realizado en la ciudad de Guadalajara, región considerada el Silicon Valley mexicano debido a la apertura de divisiones regionales de las grandes marcas de tecnología en la región así como de la creación de exitosas empresas mexicanas en este rubro.

Ambos eventos ofrecen la posibilidad de servir como eventos de headhunting para empresas de tecnología puesto que algunos concursos ofrecen en recompensa becas u oportunidades laborales.

Es importante respaldar este tipo de eventos de encuentro tecnológico y de generación y fortalecimiento de relaciones de negocio; pues se encuentran grandes talentos, aunque si, es necesario cambiar el enfoque de búsqueda de talentos y la forma de entender el tipo de negocios y relaciones que se pueden dar de ello.

Empresas de #innovación con prácticas anacrónicas.

Existen muchas empresas actualmente que se autodenominan innovadoras, aunque de esto en el mundo real no tienen nada pues solo se dedican a hacer lo que en otros países tienen años como cosas comunes.

Una de ellas que me tocó conocer de primera mano realizaba desvíos y tratos al personal a modo de empresa de los años 70, “liderada” por un junior que en sus actitudes parece que fue una persona del todo consentida por sus padres quienes radicaban en los años 80 en la colonia Chapultepec en Morelia.

Esta empresa opera a modo sospechoso realizando solo el 30% o menos de las propuestas económicas salariales como depósito a nómina, pagando consecuentemente impuestos sobre dichas cantidades y el 70% restante dejándolo como pago en efectivo y de dicho porcentaje, un 50% es condicionado al logro de ciertas cosas que van desde la puntualidad, asistencia o fallos en el desempeño diario, es decir, en esta empresa se castiga con dinero.

Es bien sabido que las empresas recientemente operan con el complemento salarial a base de bonos, sin embargo, el porcentaje de dichos bonos es mínimo y solo vienen a complementar el sueldo base que está debidamente acordado en el contrato y sobre el cual se pagan los impuestos necesarios.

Regresando a la forma de ser de quien encabeza la empresa, consideré necesario hacer dicha introducción debido a que esa misma actitud que puede tener un niño mimado se observa pero ya en esta persona quien ronda los 40 años pero se sigue comportando como adolescente de 15 a quien se le cumplían todos los caprichos.

En una empresa normal y sensata, quien te amenaza por correo, mensajes o de forma verbal, tiene la certeza de que verá una sanción, sea cual fuere el tipo; en esto se notan los mecanismos de control ejecutados por el personal de recursos humanos o del órgano interno de control.

Sin embargo, cuando las amenazas vienen del rango más elevado, los empleados se encuentran desprotegidos. Peor aún son tratados como esclavos, si bien no con trabajos extenuantes, si con malos pagos, esquemas dudosos y malos tratos al punto de caer en que un director de empresa, dueño, CEO o como se le llame, envíe correos amenazando sobre el puesto del empleado en cuestión y remate el mismo con una retahíla de groserías.

Ese mismo dueño, quien no tiene conciencia o conocimiento de las razones o de los motivos de las decisiones tomadas al interior de su empresa y quienes sus subordinados directos no lo tienen informado y tampoco interceden entre el y el empleado que está hasta 3 niveles por debajo de la jerarquía organizacional que ellos mismos diseñaron.

Lo impresionante de esto no es el que el dueño sea así, sino que todos sus allegados tienen la misma escuela, las mismas mañas y las mismas actitudes, que al final desembocan en no generar lealtad a dicha empresa, sino que por el contrario generan aversión que puede llegar a hacerse a nivel personal.

Por tanto, le pido a los millenials (los nacidos de 1980 a 1995) que no se deslumbren por “espejitos” de la supuesta innovación pues también deben revisar las prácticas, el ambiente laboral y demás referencias, pues una empresa innovadora lo es en 360º, y no solo por ver que usan muchas iMacs o porque generen kioscos para pedir hamburguesas con una App móvil que bien eso lo pueden hacer, y lo han hecho, estudiantes a la mitad de su licenciatura.

 

Parques tecnológicos e industriales de Michoacán ¿qué sucede?

Escucho y escucho hablar de proyectos acerca del Silicon Valley michoacano y un sinfín de aspiraciones a algo un modelo económico existente en otros países. Todo actor público se llena la boca con palabras como vanguardia, innovación, productividad y empleos, pensando que haciendo una mezcla de todas ellas en una oración como si de un mal coctel se tratara y tuviéramos que tragárnoslo a la fuerza, mientras ellos siguen pensando que son licores finos y que nos embriagaran en un ambiente de seguridad y esperanza, cuando en realidad es solo caer en el tedio pues ya sabemos que solo son mentiras.

Dinero y recursos se destinan por millones y montones a parques industriales, tecnológicos, educativos y demás, pero al final terminan en el bolsillo de no sé quién, si bien por malos manejos, raterías o sabrá algún dios por qué.

Los parques productivos, de cualquier índole, “nomás no despegan” porque los promotores no ven miras a que sean costeables pues podrían ser cientos y cientos de naves en un montón de hectáreas que al final no serán ocupadas o que no ven expectativas a ocuparse porque al empresario típico no le interesa el estado para permitirse arriesgar un recurso que al final vaya a perder y sin que nadie le responda por dicha pérdida.

Es de todos sabido que los negocios tienen un riesgo inherente y ello lo sabe cualquier emprendedor, sin embargo, con el riesgo calculado se puede saber dónde está el mínimo y es entonces donde se aplican todos los esfuerzos.

¿Qué ganas le quedan a un empresario de venir a “tirar” su dinero a un estado social y políticamente inestable?o peor aún, ¿qué empresario local, no cobijado por compadrazgos, se animaría a crear una empresa? Donde la infraestructura ni siquiera cubre las necesidades de los ciudadanos o apenas lo hacen.

¿Creerían justo depositar su confianza, esfuerzo y dinero a un lugar donde todo ello desapareciera de la noche a la mañana y nadie se hiciera responsable para, al menos, otorgar una disculpa?

El estado de Michoacán se encuentra en una crisis extendida de todo tipo: social, económico, político… y probablemente salga a colación la constante propagandística (al mero estilo de Goebbels) de decir que los problemas del estado solo están en la imaginación de los ciudadanos de a pie que lo vivimos día con día.

Si sacamos esto del argumento, entonces: ¿el empresario foráneo también tiene un mal problema de percepción? ¿No han funcionado las portadas de revista ni los videos de conocido actor de películas? o es que ¿la realidad supera en voz a la constante afirmación de todos niveles de gobierno de que Michoacán se encuentra bien?

Solo una cosa es segura: en Michoacán no hay certidumbre financiera ni condiciones de seguridad para empresarios, ¿cuántos camiones de transporte de mercancías o de pasajeros han sido incinerados por normalistas? ¿Con que seguridad se circula por las carreteras dentro del estado si continuamente hay daños a vehículos por sus malas condiciones? ¿y qué decir de los asaltos en ellas?

Tan solo en el estado de Guanajuato ya hay 3 armadoras de vehículos y los negocios son florecientes, además las ciudades tienen infraestructura suficiente y el estado de las carreteras es cuando menos aceptable.

Se dice que Michoacán tiene una gran cantidad de comercio, que ingresan los miles de millones de dólares anuales por la venta de aguacate, como claro ejemplo, y de otros productos del campo. ¿Por qué no se ven reflejados en el desarrollo del estado? ¿Quién se los está quedando? ¿a dónde se están yendo?

Los parques industriales entonces, se quedan sin clientes, al menos los privados por estos aspectos.

La Ciudad Industrial de Morelia… ¿qué más hay que decir si reflejan en un pequeñísimo espacio la realidad de todo el estado?: inseguridad, infraestructura decadente, abandono…

Los parques tecnológicos son descendientes y si no al menos “parientes” de los parques industriales y si los primeros no florecen, los segundos menos lo harán.

Si el gobierno no es capaz de ponerse de acuerdo para arreglar una luminaria o una calle menos lo será para entender las políticas y necesidades de las empresas de Tecnologías de la Información.

Postales desde Mineral de la Luz #Guanajuato.

Me faltan más por subir, pero poco a poco 🙂

Crisis. #Michoacán

En esta temporada de crisis económica, social y de gobierno en Michoacán (si, ya basta de hacernos los que no lo sabemos, el estado está en crisis), se presenta una gran oportunidad.

Las crisis en todo ámbito (pueden ser intrapersonales, interpersonales, economicas, sociales, etc.) no necesariamente son malas, son el reflejo de malas decisiones y malas prácticas… sean de quien hayan sido.

Las crisis deben verse como un motor de cambio pues permiten analizar qué es lo que hemos hecho mal y por lo general es ya una consecuencia, no una causa de problemas: La crisis en si es el estallamiento del problema.

Michoacán está ya en este momento enfrentando una de sus peores crisis en los últimos años: una notoria ingobernabilidad, autoridades taimadas que están ante la cerrazón de los reclamos de la sociedad, así como en una profunda negación de la realidad estatal, que plasman de forma insistente y enfática en todos los medios de comunicación el no pasa nada. Esto aunado a los problemas (muy) recurrentes de las tomas “estudiantiles” en la Universidad Michoacana, la impunidad otorgada de facto a los normalistas, quienes más bien se comportan como enemigos sociales y que es la única percepción que tiene la ciudadanía de estos personajes que no luchan por un bien social, sino que agreden a la sociedad en búsqueda de un beneficio personal.

La inseguridad, tema también recurrente desde tiempos inmemoriales, derivada del crimen organizado asentado en todo el estado, más palpable en la zona de tierra caliente y no solo por el narcotráfico sino por las extorsiones, el tráfico de materias primas (agrícolas, minerales, madera), así como la falta de oportunidades o atractivos de inversión debido a esto mismo, van haciendo un círculo vicioso que demerita al estado.

No sé si decir que estamos a nada de pasar un punto sin retorno, pero, ¿a qué nos llevará el pasarlo? ¿podemos hacer algo para revertirlo o necesitamos tocar fondo y realizar una reestructura social y gubernamental? ¿servirá de algo idearnos paliativos o deberemos esperar a que la burbuja de sueños del gobierno estatal explote? ¿la sociedad michoacana reaccionará?