Amigo Millenial, hay algo que quiero decirte sobre la búsqueda de empleo:

Hay muchas bolsas de trabajo en linea, que es lo que estamos acostumbrados a manejar pues lejos han quedado los días en los que la búsqueda de empleo se hacía en los clasificados de los periódicos y esas escenas, ahora chuscas, han quedado atrás y muchos ni siquiera las han visto mas que en películas.

La ventaja de esto es que ahora en un solo lugar hay un concentrado de vacantes, incluso a niveles internacionales y no solo lo que el periódico del día o los del día (cuantos existan en la localidad) hayan sacado o lo que el empleador haya podido pagar, mejor aún y como ya mencioné, no se cierra a vacantes locales.

Ahora bien, algo que he notado es que las empresas aun se siguen anunciando como si te hicieran un favor y por ello deben exigir montones de cosas a cubrir y por “favor” me refiero a que lo exigen porque van a librarte de no tener ingresos a uno muy ínfimo, es decir, adoptan esa actitud de tienes que abarcar cosas ortogonalmente distantes de tu área porque “te haré el favor de darte para comer, si quieres, si no la puerta esta muy abierta”

Esto no funciona así, incluso y usando un argumento de todos esos empleadores mayores que los millenials (o los que han heredado esa ideología): los libros de administración manejan el concepto del principio de la especialización y dejándoselos a su conocimiento (o a que lo investiguen, faltaba más) saben que las cosas no pueden ser tan ambiguas, abiertas o extensas en la cobertura de un empleo.

Hay una publicación rondando Facebook, la cual dice algo semejante a que no debemos malbaratar nuestro trabajo solo por tener clientes o trabajo. Nuestro trabajo vale. Si bien debemos tener especial cuidado en hacer comparativas (si, aunque a los delicados no les guste esta palabra) de nuestro desempeño, capacidades y conocimientos para poder valuar nuestro trabajo y ser sinceros y aceptar si estamos en nivel bajo, medio o alto;  pero si en lo general hacemos un trabajo de calidad, tenemos altos conocmientos y aptitudes ¿por que debemos aceptar salarios mediocres? No solo aplica para los freelancers, aplica para quienes desean una vida de asalariado, porque también se vale.

Así mismo las mediciones y evaluaciones de desempeño deben ser bidireccionales: así como una empresa nos evalúa y nos mide antes de contratarnos, nosotros debemos evaluar y medir la oferta de la empresa y en esto deben entender los empleadores que hay competencia.

Y no señores, nada de esto es algo soberbio ni altivo, es simplemente la propia valoración del trabajo, no se vale usar el argumento de que uno esta lleno de ego y demás sandeces que nos achacan a los millenials. Esto, como ustedes saben también es un negocio, mi producto es mi fuerza laboral: ¿que ofrecen para que yo me vaya con ustedes? NO nos están haciendo un favor, es recíproco, es un ganar-ganar.

Me ha tocado escuchar amargas quejas de directivos acerca de la rotación de su personal, sobre que es altísima o de que no consiguen llenar vacantes e inmediatamente sueltan el argumento de que la gente no quiere trabajar y no se ponen a ver mas allá de sus narices y eso si es llenarse de ego: “yo estoy ofreciendo un empleo, no se porque no lo quieren, malditos flojos”.

Sabemos que la situación del país es precaria y mucho, pero esto no es excusa para malbaratarse como persona ni ofrecer apenas lo mínimo cuando las responsabilidades son demasiado altas y con severas repercusiones o los conocimientos exigidos son altos.

Ahora bien, retomando lo de las bolsas de trabajo y el hecho de que las vacantes y la selección de personal también es competencia; es hasta risible el que no se den cuenta de que están ofreciendo sus competidores, por ejemplo, me tocó ver el caso de dos vacantes similares de igual numero de empresas de tamaño medio, las responsabilidades las entendieron pues no pedían un todologo sino que sabían de la especialización, sin embargo una ofrecía 80% más de sueldo que la otra; la de sueldo bajo habría re-publicado desde agosto la vacante mientras que la de sueldo alto contaba con apenas una semana. Al término de la misma, se había cubierto la vacante, mientras que de la primera aparecía una re-publicación. El caso de ambas empresas sucedió en el estado de Michoacán, para que no piensen que estoy comparando Michoacán con Nuevo León o Querétaro.

Y es algo simple de ver, basta con que ingresemos a cualquier bolsa de trabajo en linea, las dos mas famosas que son Computrabajo y OCC y nos daremos cuenta de dicha disparidad.

En conclusión, amigo millenial: ¿que esperamos para hacer notar de que hay competencia en el mercado laboral? pero no solo del lado de las empresas sino que también el candidato, o sea nosotros estamos evaluándolos.

Anuncios

Profesionalización empresarial en #Michoacan

He trabajado en varias empresas en Morelia y además he tenido referencia de conocidos y familiares que han trabajado aquí y he notado un falta de profesionalización en todos los ámbitos y escalas de la jerarquía organizacional. Sin importar si es una gran empresa, que tenga presencia a nivel mundial o solo un changarrito; se nota a la distancia su improvisación.

Siempre me pregunté porque este tipo de cosas se daban a niveles de los dueños o socios, gerentes y demás directivos pero cuando lo viví, caí en cuenta rápidamente: actitudes alzadas o creídas acompañan a personas que siempre han tenido una necesidad aspiraciones y cuando lo consiguen mirarán por encima del hombro a quien no lo tiene, olvidando ellos mismos de donde han venido.

Ahora bien, a nivel operativo me encontré con también una falta de profesionalización, de procesos y de falta de lineamientos o la actitud de seguirlos; podría ser la ideología mexicana, pero especialmente en Michoacán se percibe una actitud similar. Ahora me he dado cuenta del porqué: zonas de confort y hasta conformismo.

Existen muchas personas capaces en el estado y no quiero que se interprete que todos los michoacanos somos así, hay mucho talento y gente muy comprometida pero que prefieren emigrar al notar dicha actitud por parte de las empresas aquí existentes y no solo las morelianas, debo aclarar.

Muchos empresarios michoacanos no valoran la experiencia y la capacitación previa que trae el trabajador, simplemente se abocan en contratar con salarios míseros deseando personal con la misma experiencia y actitud que en otros estados del país… cuando en esos otros estados llegan a tener un ingreso de mínimo el doble de lo que ofrecen.

Entonces sucede que las personas que no tienen los medios, que no desean o que no les interesa profesionalizarse o actualizarse continuamente en sus ramos deciden aceptar esos salarios raquíticos y quienes si lo desean solo usan esas empresas como trampolines para en un futuro lo más inmediato posible emigrar a donde si valoren el esfuerzo, la experiencia y la dedicación.

Entonces el trabajador llega a aceptar ese tipo de empleos mal pagados con la condición implícita de que no se requerirá mas de ellos y si lo llega a hacer el empleador o decide este último en capacitarlos sin aumentar sueldos basados en capacidades y responsabilidades es que les estalla en la mano y en la cara una inmensa rotación.

La competencia empresarial no solo viene de quien vende más o mejor, de quien tiene mejor producto o mayor cobertura, planes de mercadotecnia o contactos de negocios sino de quien tiene mejor ojo para los empleados, quien los “cuida” mejor y quien les ofrece mayor ventajas con respecto a ello. Dado esto, los trabajadores prefieren irse con quien más les convenga, como cualquier consumidor.

Entonces viene el estalle del berrinche del empresario michoacano, con una constante de decir que no hay personal capacitado…

La cosa es que si lo hay, pero estos empresarios no están dispuestos a pagarlo, es por esto que ellos mismos son los causantes de la fuga de cerebros y la consecuente debacle de le economía privada michoacana.